Imprimir

El Abandono

perros abandonadosCuando usted abandona a un animal, usted también está abandonando parte de su dignidad.
Tal vez las personas piensen que por el hecho de que  los ocupantes de la cuesta se vean en buen estado,  teniendo comida y agua se encuentran bien.
La verdad no es tan evidente como pareciera.



Piense en lo siguiente: desde hace tiempo se ha abandonado perros en este lugar. Se han quedado próximos al sitio del abandono, por la cercanía de comida o agua y por el hecho de ver a otros en su misma situación.

Con el tiempo se formaron pequeños grupos, cuyos integrantes se toleran, habiendo en cada uno un macho dominante.

Para un abandonado reciente, acceder a uno de esos grupos no es cosa fácil. Primero deberá deambular por días y semanas alrededor del refugio: recibirá castigos y será repelido una y otra vez. Luego, aceptarán el acercamiento y deberá someterse a la autoridad del jefe y, además, contar con la complacencia de los otros miembros. De no cumplirse estas dos condiciones no se podrá integrar y seguirá vagando en busca de comida y agua. Comerá a hurtadillas por las noches mientras los otros duermen y beberá agua cuando pueda hacerlo.


Si es una madre con cachorros tendrá mejor suerte. Será aceptada por la comunidad sin objeciones. Sin embargo, sus crías estarán expuestas a peligros mortales durante los primeros meses de estadía. Si no logran ser adoptados es probable que mueran arrollados por algún vehículo o víctimas del distemper o el parvovirus. Igual suerte correrán las crías nacidas en algun lugar del cerro.

También, usted debe pensar que ellos no siempre tienen agua y comida y que habrá muchos días en que no tendrán a qué echar mano; y habrá quienes no tendrán refugio contra el frío o la lluvia. Que no habrá nadie cerca para detectar a tiempo una dolencia o para realizar tratamientos que requieran cuidados diarios.

Cuando se abandona a un animal lo está sometiendo a una situación de estrés prolongado que le bajará sus defensas orgánicas; lo expondrá a adquirir enfermedades, a pasar frío, calor, sed y hambre y a la soledad y el abandono a pesar de que haya personas que les brindan cuidados.

Como corolario a este abandono, nadie preguntará por ellos cuando desaparezcan.

No al Maltrato Animal

  

 

redes sociales

faceboook  

Contáctanos

Email:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

NO RECIBIMOS ROPA USADA. POR FAVOR, NO NOS ESCRIBA PARA OFRECERNOSLA.