Imprimir

Lya y Anabela

Lya y Anabela se encuentran hoy abandonadas en la Cuesta.

La primera fue dejada hace más de un año junto a sus cachorros, los que, gracias a la gestión de María Isabel, fueron adoptados.
Anabela fue abandonada por la misma época, preñada de pocos días.
Pronto dio a luz cinco hermosos cachorros que con ayuda de Enzo encontraron hogar.
Ambas se encuentran esterilizadas y esperan pronto su ayuda. De caracter dulce y sociable, no tendrán problemas para adaptarse.
Imprimir

FREDY

FREDY

Fredy fue abandonado en agosto de 2015. Proximo a cumplir un año de abandono busca un hogar. Ayudenos a encontrarlo.

Imprimir

CARLITA

Hermosa perrita de aproximadamente 2 años de edad, mestiza San Bernardo con pastor, pelaje largo liso color damasco, en algunas zonas negro y blanco, colita larga peso aprox. 27 kg, tamaño grande…
Carlita, le gano a la muerte segura, después de días de sufrimiento en el cerro “Cuesta Mallarauco” cuando la encontramos se mostraba muy muy esquiva, demostraba mucho miedo tanto por nosotros como por los otros canes que se encuentran allí que vamos a alimentar constantemente… en ese intertanto la tarea nuestra estaba orientada a rescatar las perritas para esterilizarlas, pero cuando vimos a esta niña, la observamos y pudimos constatar su miedo, aparentemente por golpes, abusos, enfermedades, hasta que logramos acercarnos y conquistarla, dejamos pasar unos días para darle más confianza y se acercara a nosotros solo por la confianza que nosotros le diéramos y no forzarla, no tardó en querer sentirse querida. Junto a la veterinaria que evalúo ahí mismo su diagnóstico, NO DUDAMOS… la rescatamos en muy mal estado, con evidente desnutrición, con prolapso Uterino severo (por el olor) y un ojito con problemas pues solo tiene visión en su ojo derecho logró sobrevivir porque ella lo que más quiere en la vida es vivir, ser amada, feliz y protegida como nunca lo ha sido. Hoy se encuentra en la clínica veterinaria, 100% recuperada, esterilizada, con la única secuela que le quedará: su ojito, esperando que una familia le adopte y ella poder entregarles fidelidad y un inmenso AMOR… Tiene excelente carácter, muy dulce, amistosa, regalona, con adultos y niños. 
Se entrega RECUPERADA 100%, desparasitada, revisión veterinaria, esterilizada. 
Necesito de todos mis amigos que me ayuden a difundir, para una pronta adopción. No dudo que alguien de buen corazón quiera darle amor a esta nena que tanto lo necesita.
Les adjunto fotos de la operación y como está ahora.

 Escrito por María Isabel Almarza. Socia de Los Ocupantes

Imprimir

Blanca

Blanca fue abandonada en la cuesta alrededor de octubre de 2012. Tuvimos que armarle un espacio para agua y alimento en un sector ubicado en lo alto de la cuesta.  Su carácter esquivo por largos meses nos impidió acercarnos. Siempre la veíamos a la distancia.

Con el correr del tiempo se hizo un poco más sociable y se unió al grupo de Horacio, con quien hoy comparte casa, agua y comida, siempre en el mismo sector.

Poco a poco fuimos ganando su confianza y, hasta diríamos, su afecto. Sin embargo esto llegó algo tarde, ya que hace más de un mes entró en celo y quedó preñada.

Ahora está algo barrigona. Poco para el tiempo de preñez que tiene. Esperamos que tenga un buen parto y que sus guaguas puedan sobrevivir para encontrarles hogar.

 

Imprimir

La Lily

La Lily fue abandonada en diciembre de 2011. No precisamente en la cuesta sino en un potrero junto a la arboleda de Pelvín. Allí vivió por un año en compañía de Rolfi, Hugo y Blanquita.

Allí la conocimos y supimos de su carácter fuerte y dominante. Cariñosa como ninguna se ganó el aprecio de quienes la cuidábamos.

Por marzo de 2012 fue esterilizada. Pasó el largo invierno de ese año cobijándose entre las zarzas. Después, Rolfi desapareció y quedó junto a Hugo y Blanquita.

Un buen día, a fines del año pasado decidió emigrar, no sabemos por qué y se instaló en el refugio que teníamos instalado junto a un quillay.

Allí compartió abandono con el grupo de Luis Alberto, pero siempre se mantuvo aislada. Después, el grupo de Luis fue desapareciendo y ella quedó sola.

Aquí la conocieron don Víctor y su señora, quienes se prendaron de ella, por el parecido con la pitbull que tenían en casa y que también habían recogido de la calle.

Un par de visitas bastaron para que tomaran la decisión de adoptarla. Y así ocurrió. A mediados de mayo nos encontramos casualmente en el cerro. Ese fue el día en que el abandono de la Lily terminó.

Se adaptó bien a su nuevo hogar. Es una niña traviesa y siempre dispuesta a dar ese cariño que hizo de ella una de nuestras regalonas

Imprimir

Elvira

 

 

 

Elvira llegó a la cuesta a fines del 2008, llevando consigo una camada de cuatro cachorros, que fueron muriendo poco a poco, sin que lograra conservar ninguno. Tímida y arisca nos tomó largo tiempo acercarnos a ella.

Después se unió al grupo de  Aníbal, un hermoso siberiano, con el que tuvo descendencia un par de veces, siempre con la misma suerte. No lograba criar a sus cachorros, los que la seguían en sus largas correrías por la cuesta.

En julio de 2010 logramos tomarla y llevarla a esterilización.

Con Aníbal y varios más formaron una familia y lograron sobrevivir juntos hasta avanzada la primavera del 2010, cuando éste murió junto al camino en lo alto de la cuesta.

Fue un golpe duro para Elvira. Se quedó sola y por varias semanas permaneció cerca del cuerpo de Aníbal. Por ese tiempo se tornó solitaria. Los otros compañeros de su manada habían ido desapareciendo paulatinamente.

Un día martes la encontramos en lo alto de una loma, oteando el paisaje. Casi no había canes en la cuesta después de la matanza, por lo que la soledad de Elvira se sentía con mayor fuerza.

Afortunadamente estaban dadas las condiciones, de modo que la decisión de traerla a nuestra casa fue un acto casi natural.

Aquí formó una nueva familia, a cargo de Polo, en unión con Lorena, Loreto, Daniela y Emita.

Vive feliz, eso creemos. Saludable y cariñosa. De su llegada han pasado más de cuatro años.

*En la fotografía se le ve con Aníbal.

Imprimir

La última Casa

Esta fotografía fue tomada en abril de 2012. Corresponde al traslado que hicimos del único grupo de casas que se mantuvo en pie después de la matanza de noviembre 2010.

Quisimos apartarlas de la vista del camino y las ubicamos entre unos arbustos, lejos del paso de las personas que visitaban el sector.

Soportaron bien las lluvias de invierno y dieron cobijo a los ocupantes que vivían junto a un gran litre.

Pasado el invierno, comenzó el cercado del fundo y ya no nos fue posible ingresar para dar alimento y cuidados. Tuvimos que hacerlo a la vera del camino, instalando bebederos y comederos amarrados con cordeles para que, una vez vacíos, no se fueran con el viento.

Después, por septiembre, comenzó la limpieza de escombros y basuras y, ya no hubo más casas.

Ahora, que es tiempo de verano, descansan bajo los árboles, plácidos y tranquilos.

Nos preocupa el próximo invierno. De alguna forma los proveeremos de protección para la lluvia y el frío. De eso estamos seguros.

Imprimir

Cuento Corto 1

Cuento Corto 1

Avanzó con cierta desconfianza por entre los matorrales. Una brisa suave de atardecer de noviembre le refrescó el cansancio. No podía volver sin haberlos encontrado. Escarbó entre las ramas; se detuvo a escuchar y allí estaban: lo miraron como si lo conocieran y siguieron mamando.

Estela pareció sonreir y no hizo amago de escapar Ya era noche. Les dejó comida y agua. Volvería mañana y mañana y mañana.

Imprimir

Luis Alberto

Luis Alberto llegó a la cuesta hace dos años. Fue poco después de la matanza de noviembre que apareció en uno de los refugios. Llegó flaco y muy dañado por la sarna.

Primero, se acercó a Anita y Patito con quienes logró formar una pequeña familia. Era el tiempo en que había muy pocos ocupantes. Permaneció con ellos hasta la muerte de Anita. Después el grupo comenzó a tomar forma, nuevamente y se unió a ellos. Permanecieron en el refugio del árbol hasta que las rencillas entre Rolfi y Horacio hicieron imposible la convivencia.

Horacio, Luis Alberto y los otros seis del grupo desaparecieron en abril de 2011. No volvimos a tener noticias de ellos hasta que María Isabel nos informó que los había divisado en la cumbre de la cuesta.

Hasta allá llegamos para encontrarlos. Era entrado el invierno y nuestra alegría fue enorme al verlos sanos y con vida.

Después, el grupo volvió a disgregarse con la llegada de Rolfi. Luis Alberto se mostraba temeroso de su presencia, hasta que desapareció.

Lo reencontramos semanas después donde había estado su refugio original, claro que ahora, en compañía de Josefa, quien mostraba una preñez avanzada.

Después, Josefa desapareció para tener sus guaguas . Luis Alberto no la siguió ni volvió a subir la cuesta.

Con el tiempo se hizo líder de un pequeño grupo que forman Betina, Naty, Pancho, Pepy, Randal y Susana.

Actualmente, Luis Alberto y su grupo viven a la vera del camino. Allí les hemos acondicionado tiestos para el agua y el alimento. Después de que el sector fue cercado, perdieron sus casas, sus comederos y todo.

Imprimir

Cintya

Cintya apareció abandonada al otro lado del camino junto a sus cuatro cachorros un día sábado de octubre. Con la ayuda de Leo la tomamos y la trasladamos a una casa apartada del resto para ambientarla.

Se mantuvo alejada por algunos días, mientras amamantaba a los suyos y a otros pequeños que habían llegado esos días al refugio.No tuvieron buen destino, ni los de ella ni los ajenos. Todos irían muriendo de distemper.

Sequedó abandonada y más sola.

Más artículos...

No al Maltrato Animal

  

 

redes sociales

faceboook  

Contáctanos

Email:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

NO RECIBIMOS ROPA USADA. POR FAVOR, NO NOS ESCRIBA PARA OFRECERNOSLA.