Cachito Bastián

Cuando Alicia y Rodrigo vieron por primera vez a Cachito, éste recién tendría unas dos semans de vida y pesaba alrededor de medio kilo. Era un "pelito de alambre" que apenas se sostenía. Había sido abandonado junto con otros cuatro cachorros la noche anterior o la mañana de ese mismo día. Tiempo de verano, caluroso. Cada uno evidenciaba un origen diferente. Sólo que, manos anónimas los hermanaron en su situación de abandono.


Aparte de su desnutrición, Cachito evidenciaba unas tremendas ganas de vivir, expresadas en su deseo constantebde acercarse al alimento.

Lo acariciaron,, oo pasearon por el lugar, cobijado entre las ropas de Alicia para darle calor y lo dejaron a resguardo en una de las casas del refugio.

Volvieron un día después. Esperaban encontrarlo nuevamente, pero, no estaba. Sólo unos llantos de auxilio o de dolor, o de hambre les indicaron que debían ser de él esos lamentos.

A unos cincuenta metros del refugio, en medio de una zanja, atrapado, sin poder salir y cubierto de polvo blanco, encuentran a Cachito. Lo tomaron y lo devolvieron al refugio. Luego, trataron de de que se alimentara. El alimento es muy grande y aunque hace intentos no logra tragarlo.

Lo dejaron a resguardo, nuevamente, y se fueron como en el día anterior.

Por la noche, ya en el calor de su casa deciden visitarlo al día siguiente para llevarle leche. Sin embargo, con el transcurrir de las horas su decisión cambia. Para cuidarlo adecuadamente deberán traerlo y así alimentarlo y darle alguna medicina.

Alicia concurre sola aquella mañana. En el refugio encuentra un cachorro muerto y a la Martita, envenenada y llena de convulsiones.

Vuelve con los dos. Cachito se queda en casa y Rodrigo con curre con Martita a un veterinario, donde la dejan internada.

Cachito era un "pelito de alambre" que fue encontrado abandonado. Con desnutrición severa, con anemia aguda, con diarrea y con las plantas de sus manos quemadas.

Hubo que darle antibiótico y sustituto de leche materna para que se alimentara. Después, durante semanas se alimentó con papillas.

Así, Cachito se fue haciendo fuerte. Fue creciendo al amparo de los ciudados de Alicia y Rodrigo. La idea primera fue recuperarlo para entregarlo en adopción. Per, el lazo creado durante esos días les impidió seguir abrigando esa idea.

Ahora Cachito ya no está enfermo, ni solo, ni desprotegido. Tuvo la fortuna de haber querido vivir y la fortuna de que quienes lo vieron fueron capaces de entender su frágil mensaje.

                                                

No al maltrato