Estela

Estela fue abandonada junto a otros seis cachorros que tal vez eran de su misma camada. Llegó al camino un día de octubre y tuvo la suerte de ser acogida por Cintia, quien amamantaba a sus hijos abandonados junto a ella por ese mismo tiempo. No tuvo problemas para integrarse al grupo, ni para vivir en comunidad con sus hermanos de leche. De buen apetito, cariñosa y juguetona siempre se mostró tierna y agradecida de los cuidados que se le brindaban.


Fue un día viernes que la encontraron echada y silenciosa cerca del camino y lejos de su casa. La tomaron para limpiarle sus ojos que se veían sucios y opacos. En ese momento se dieron cuenta del motivo de su aislamiento. Su pata trasera derecha era sólo un colgajo y se veía su hueso expuesto. Claras muestras de que había sido atropellada por algún automovilista

Con toda rapidez fue llevada al Centro Veterinario en donde ahora se encuentra. Allí debieron amputarle el colgajo de su pata.

Cuando se haya recuperado deberá ser devuelta a su pequeño refugio en donde seguirá expuesta a los mismos peligros. Su abandono será más triste que el de otros.

Estela puede ser adoptada por usted. Ayúdela a atenuar su sufrimiento.

Para Estela deseabamos un final feliz para su historia. Mas, no fue así. Al no haberla encontrado oportunamente y debido a la gran cantidad de sangre perdida su debilidad hizo que no resistiera la operación a que fue sometida. Murió un sábado, a cominenzos de noviembre. Había sol ese día. Un viento fresco arremetía entre los árboles.

                                                

No al maltrato